Como prepararte para un examen

Hay pocas palabras que producen tanto terror en un estudiante como “examen”, ser evaluado parecería activar un miedo natural en los seres humanos, algo así como el circuito de supervivencia que nos advierte cuando somos vulnerables al ataque de un depredador. Sin embargo, con la preparación adecuada no hay nada de que preocuparse, he aquí unos consejos bien sencillos que te ayudaran a estar listo para lo peor que tu profesor pueda mandarte.

1. Estudia en grupo

Bien decía Vygotski que el conocimiento no se adquiere sino que se construye en grupo, cuando estudiamos con otros que están mas o menos a nuestro nivel se nos facilita el proceso de aprendizaje. La persona que tenemos al lado puede entender una parte de la materia que para nosotros parece un idioma extraterrestre, o por otro lado, cuando nosotros le explicamos la materia a esa persona estamos reforzando el conocimiento, es preferible explicarles a otros que repetir mecánicamente las cosas a ver si se nos graban.

Más importante aún, cuando estudias en grupo tienes otro con quien reírte y despejarte cuando sientas que la carga es demasiado grande, esa catarsis es necesaria porque te ayuda a relajarte, y no hay peor enemigo para el estudiante que el estrés.

2. Toma notas

Todas las investigaciones hechas en el área han demostrado que trascribir la información ayuda a la memorización, claro, no tienes por qué copiar textualmente el libro, más bien, esta es la oportunidad para que te pongas creativo y resumas la información en un formato que te sea cómodo o amigable; por ejemplo a algunas, personas les gusta marcar con colores las cosas, otros prefieren usar esquemas, otros escribir resúmenes de una página sobre lo que están leyendo, pruebas con diferentes técnicas y trata de encontrar el estilo con el que te sientas más cómodo. Además, una vez que esté listo el resumen es más fácil estudiar con él, ya que has tenido la oportunidad de destilar la información más importante.

3. Duerme bien

En lugar de pasarte toda la noche leyendo y releyendo con la esperanza de que tu cerebro memorice nueva información, es preferible que cierres el libro temprano y te eches a dormir, en primer lugar necesitaras la energía para el día siguiente, y en segundo lugar y más importante aún, los neurólogos han descubierto que el sueño es una etapa fundamental en el proceso de memorización, las personas que tienen una buena noche de descanso tienen a memorizar la información con mayor precisión y por más tiempo que quienes se desvelan.

5. Prepara la materia con tiempo

Si, si, ya sabemos que todavía queda un mes para la prueba, pero si te sigues diciendo eso a ti mismo va a llega el día antes del examen y tu libro va a estar cubierto de telarañas. En su lugar crea un plan de estudios, trata de leer por lo menos una hora al día, con eso no solo tendrás la oportunidad de preparar cuidadosamente tus resúmenes, sino que además puedes encontrar con tiempo aquellas partes del texto que no entiendes y pedirle ayuda a tu profesor o tutor, así evitaras llegar el día de la prueba con preguntas y dudas que no harán más que ponerte nervioso.

6. Pídele a otros que te hagan exámenes

Pídele a otras personas de tu grupo de estudio que te hagan preguntas y que te evalúen, he aquí un secreto, salir mal en una prueba no quiere decir que no conoces la materia, puede ser que simplemente** se te haga difícil entender las preguntas o administrar tu tiempo**, presentar un examen es una habilidad, que tal como montar bicicleta, se mejora con la práctica. Si no cuentas con un grupo de estudio entonces diseña tú mismo las preguntas y sus respuestas, hacer esto te ayudara a entender cómo se debe abordar una pregunta, muchas sabes la gente sale mal porque lee apresuradamente o no entiende lo que se le está preguntando.

Etiquetado con  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *